El arte de fingir

Adrenalina, mil sentimientos enlazados, otra historia, otro mundo, otra vida. Miradas fijas en lo que haces, una sala repleta de jueces dispuestos a criticar cada paso que se te ocurra dar. Un movimiento en falso, una palabra incorrecta y entonces habrás fallado. Meterte en otra piel, enamorarte, odiar, volverte loco, fracasar o ser capaz de triunfar, porque eso es actuar y eso es el teatro.